Recambios para patinete eléctrico


Para que tu patinete eléctrico funcione de manera perfecta, el mantenimiento de cada una de sus piezas es una etapa crucial. Llantas, pastillas de freno y cámaras de aire son solo algunas que se desgastan con mayor rapidez, de manera que tienes que estar al tanto de su condición para reemplazarlas cuando sea indicado.

Mantén tu patinete en perfecto estado

Una de las claves para que tu patín eléctrico opere bajo un estado óptimo es realizar un mantenimiento permanente. Con esto te aseguras que cada una de sus piezas está equilibrada, y cumple así la función que le corresponde para que el vehículo trabaje en conjunto.

Por supuesto, siempre debes optar por piezas de recambio de calidad, y a ser posible que sean las originales del fabricante. Aunque en algunos casos puedes hacer excepciones, lo cierto es que un recambio original permite el mismo funcionamiento al cual estás acostumbrado e incluso alarga la vida útil del mantenimiento.

En algunos casos, tú mismo puedes realizar el cambio de la pieza con 1 o 2 herramientas. En otros casos, necesitarás de la ayuda de un profesional.  Este te garantiza que la instalación del recambio opere mecánica y eléctricamente bien.

Si en algún momento tienes dudas de qué es lo que está fallando en tu vehículo, lo mejor que puedes hacer es acudir al servicio técnico para una correcta revisión. Con cuidado, mantenimiento y buen uso, tu patinete impulsado por motor eléctrico perfectamente puede serte funcional durante muchos años. 

Comprar Ruedas, Cubiertas, llantas, cámaras y baterías para el mantenimiento de patinetes eléctricos

Como hemos mencionado en el inicio, algunas piezas de recambio para patinetes eléctricos suelen desgastarse más que otras. Esto sucede igual que otro tipo de vehículos, como motos eléctricas o bicicletas, y depende en gran parte del uso que le des.

Algunas de las que puedes disponer para mejorar el estado de tu modelo son las siguientes:

  • Cargadores: aunque su vida útil suele ser longeva, tu cargador debe estar en perfecto estado para aprovechar todas las virtudes de la batería. Un cargador defectuoso o que no regula el voltaje necesario para tu vehículo puede disminuir la autonomía para el cual este ha sido fabricado. 

Si crees que la culpa del rendimiento la tiene esta pieza, no dudes en cambiarla para evitar recargas constantes y molestas.

  • Cubiertas de rueda: es cierto que su desgaste depende en gran medida del terreno, pero tarde o temprano tendrás que cambiar la cubierta de tu rueda por el uso. Una vez la hayas montado, su vida útil será de años, al menos siempre que te hayas hecho de una cubierta de calidad.
  • Cámaras de aire: para complementar lo anterior, la cámara de aire es una pieza que no debe faltar en tu kit de recambios. En función del terreno y de tu precaución, es posible que la tengas que cambiar con mayor frecuencia que otros elementos.
  • Baterías: algunos modelos de patinetes permiten cambiar la batería una vez esta ha agotado gran parte de su autonomía. 

Al igual que ocurre con tu móvil, con el tiempo el rendimiento de su carga disminuye. Si en algún punto interrumpe drásticamente tu movilidad, es momento de comprar una nueva. Debes elegir en cualquier caso la misma batería de origen, ya que proporciona los amperios y el voltaje que demanda tu vehículo.

A la par de todo esto, también puedes necesitar llantas para ruedas, cables de freno, pastillas de freno, amortiguadores, suspensiones, sillines y todo lo relacionado con el sistema eléctrico (luces, cableado y demás).

Ten presente que el mantenimiento a través de todos estos recambios no solo es de utilidad para tener a tu vehículo en buen estado, sino también para tu seguridad, la de peatones y demás conductores.

Si tu sistema de freno no está en óptimas condiciones, puedes comprometer tu integridad y la de los demás cuando estés conduciendo. También te puedes exponer a multas, las cuales no está exentas aunque este sea un vehículo de movilidades personal.

En conclusión, no son pocas las opciones que puedes utilizar para optimizar mecánica y eléctricamente tu patín. Sí, su mantenimiento es menos frecuente que en otros medios de transporte convencionales, pero aún debes estar al tanto para evitar sorpresas inesperadas. 

Una revisión periódica con un profesional cualificado puede alertarte de cuándo es el momento ideal para realizar el recambio de las piezas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí